CONSULTAS-20120515231619

Estar protegido e inmunizado de cuanta calamidad exista en el mundo.
El tener poder para realizar los antojos y caprichos nos vengan a la mente o nuestros deseos por más puros y nobles sin efectuar las obras pertinentes.
Hacer daño con el conocimiento adquirido.
Estar exento de ataques, enfermedades, enviaciones de corrientes y fuerzas negativas, de constante peligros de muerte.


Creer que solo con pensar positivamente sobre un aspecto determinado se logrará la obtención de lo que se pensó.

Ampararse en su seno para cometer fechorías.
Ifá es:
Sacrificar nuestras vidas en un cumplimiento cabal de un sacerdocio, que significa tomar y cargar las penas, pesares y dolencias de los seres humanos como las de uno mismo y ejecutar con un verdadero amor las actividades, que conlleven la solución o mejoría de tales males.
Ifá es desprenderse de uno mismo, para entregarse a los demás. Ifá es devoción de lo que se hace, en el que se requiere en muchas ocasiones tener templanza, moderación en el carácter para saber controlarse y no dejarse arrastrar por debilidades, violencias, indecisiones y situaciones equivocas o mal intencionadas de terceros.
Se obtiene Ifá con el perseverante estudio del mismo, con la constante ayuda al prójimo.
Yo que tengo treinta años de la Consagración que recibiera de Ifá, no me siento ni soy aun un verdadero Sacerdote de Ifá, porque aún no he podido sustraerme totalmente a vivencias humanas tales como la ira, la comprensión, la tolerancia y otras más, que son baluartes imprescindibles para estar plenamente ubicado como un completo Sacerdote de Ifá.
Ifá no se hace por muchas consagraciones que se tenga o se efectúen, Ifá se hace en el hacer diario que nos va enmarcando en posiciones que están determinadas por nuestras conductas y actuaciones. Ifá es recurso, es efectuar obras de acuerdo a las necesidades y problemáticas que se nos presenten, empezando por uno mismo. Solo realizando las obras de limpiezas requeridas se puede ir obteniendo con el tiempo la superación espiritual necesaria e imprescindible.
Si no se está seguro de poder lograr alcanzar ciertos grados de elevación espiritual, no debe de hacer Ifá, ya que es un compromiso muy serio con el que todos no estamos aptos para recibirlo. Se recibe porque está en el ambiente, en el quehacer diario, en el tiempo.
Cuando se recibe la Consagración, no se tiene Ifá, se ha obtenido el permiso para tocar la puerta de entrada a los mundos del saber y será nuestra actitud la que pueda hacer que Ifá permita nuestra entrada en su mundo.

¿Qué es Ifá?
Es todo, es amor, sacrificio, templanza, devoción, estudio, comprensión, compromiso,  tolerancia,  humildad,  ayuda al prójimo,  perseverancia,  moderación,  fe,  esperanza, caridad, entre otras virtudes; es por eso que Ifá es TODO, porque en ella se funden las virtudes de la perfección humana.
Para tocar la puerta de Ifá, no se requiere haber sido un derroche de honradez y si poseer la más sana intención inspirada por un noble sentimiento de amor y ayuda al prójimo.
¿Para mí que es Ifá?
Aun no lo sé, quiero acercarme más a él, quiero tener el tiempo necesario para poder fundirme en el seno de su sabiduría.
Diferentes maneras de usar los 16 meyes
Desde hace ya algún tiempo se viene suscitando en nuestro seno religioso un sin número de preguntas a las que no le hemos hallado alguna respuesta lógica, que nos conducen a pensar que las respuestas de estas han de hallarse en Nigeria, en las tribus existentes en este país.
Entiendo que para evacuar algunas de ellas tenemos que hacer uso de algún mecanismo que nos permita establecer una comunicación con alguna entidad, o con determinadas entidades superiores y el resto de nuestras dudas no pueden ser esclarecidas en Nigeria, de donde se pretende hacer creer que es allí donde hiciera sus manifestaciones primeras IFA. Lo cual nos resulta muy incierto debido a la gran cantidad de tribus diseminadas en toda el África que practican el sistema adivinatorio de IFA.
Las diversas interpretaciones en el uso de los 16 Meyes han dado origen a distintos métodos de adivinación, que a su vez constituyen ser diferentes tipos de IFA.
La conclusión más evidente la obtenemos en la amplia distribución y conocimiento de los 16 Meyes de IFA, que están siendo utilizados en diversos países del continente africano.
Partiendo de las diversas maneras que existen en África de interpretar los 16 Meyes tenemos: el IFA practicado por los yorubas en Nigeria, es igualmente practicado en las repúblicas de Benín y Dahomey bajo el nombre de FA. En Tobo le llaman AFA; Las tribus Kamuku y las Gwari que pueblan la república del Níger, situada al norte de Nigeria con quien hace frontera, predicen el futuro empleando frijoles grandes que colocan dentro de un carapacho de jicotea y tratan de agarrarlos todos si resultan pares marcan dos rayas en la tierra, si salen impares marca una raya, así sucesivamente marcan dos columnas que tienen cuatro espacios verticales marcados con dos rayas o una según sea el caso.
En la república de Ghana y en Costa de Marfil, se efectúan hoy en día adivinaciones haciendo uso del método anteriormente expuesto. Investigadores han detectado que existen pueblos en el Sahara que haciendo uso de los 16 Meyes efectúan adivinaciones empleando frijoles o semillas. Es de notar que en todas estas manifestaciones adivinatorias recurren a marcar los signos amparándose en las marcas pares e impares. Desde hace varios años se viene comentando que una tribu del Níger, usan una cabuya o cordel de donde tienen amarrados 8 pedazos de la concha o cáscaras de la calabaza- auyama- o de cáscaras de frutas, estos instrumentos adivinatorios semejante al opkuele de los yorubas, eran llamados por ellos EBA. Los Agbendi y los Jukun usan un opkuele confeccionado con semillas de mango como si todo lo expuesto resultara poco, citaremos de herramientas de adivinación que emplean un cordón de cuatro cadenas de cuatro chapas como lo hacen los Ibo Mansfeld, famoso antropólogo investigador relató la existencia de opkueles de dos cadenas compuesto de cuatro mitades de semillas de mango usadas por la tribu Ekoi; como también se refirió que estas cadenas llamadas Ewu, podían encontrarse de cuatro cadenas, conocidas como Ebu o Efa.
Se ha podido determinar que en el origen de IFA a través de la GEOMANCIA ISLÁMICA, esta no contenía versos ni contemplaba sacrificios de animales, que si fueran después incorporados en el África.
En conclusión tanto en África como en Nigeria existen distintos IFACES, lo que nos obliga a pensar:
¿Dónde está la verdad de lo que pretendemos conocer o saber? ¿En África, en nosotros mismos cuando alcancemos estratos más elevados y superiores individualmente?
Referencias: Introducción a IFA. Anotaciones de Frank Hamilton, Richard Francis Burton, Frederick Nadel, Maupoil, y otros.